Preparación física: Sistemas y materiales

Por David Martínez

 

Axioma de Veebor: “El cerebro no conoce la acción aislada del músculo, sino el movimiento”. Tras haber explicado en nuestro anterior número los conceptos del entrenamiento más importantes que debemos conocer, llega el momento de ponernos manos a la obra, y empezar e entrenar para mejorar, nuestras cualidades físicas, y en este momento surgen tres preguntas muy importantes y que marcarán nuestro éxito.

¿Qué músculos debo entrenar?¿De qué manera voy a entrenarlos? A priori, la respuesta es sencilla, pero para poder ser realmente eficaces, debemos tener en cuenta ese pequeño axioma que marcaba el inicio del artículo. En resumen, lo que viene a decir es que si queremos potenciar un movimiento determinado, debemos entrenar ese movimiento tal y cómo ha de ejecutarse en la acción real. Por lo tanto tenemos que entrenar “movimientos” (cadenas musculares) y no “músculos aislados”. El concepto cadena muscular cobra mucha importancia en este momento, ya que si bien, en el campo de la rehabilitación es tenido muy en cuenta, en el campo del entrenamiento no es tan común su uso, desterrándolo por los sistemas de entrenamiento físico por aislamiento.

Esta corriente tan potente es lo que se conoce como “entrenamiento funcional” y tiene que ser la base de nuestro programa. Este “entrenamiento funcional” aplicado a nuestro campo, no es ni más ni menos que tratar de reproducir tanto las acciones musculares, como los sistemas energéticos que cada practicante necesita, dependiendo de su sistema marcial; por lo tanto, es totalmente adaptable y personalizable. Para ello, iniciamos una serie de artículos dónde vamos a desgranar los materiales más comunes en el entrenamiento funcional, viendo sus pros y sus contras, aprendiendo a saber en qué momento utilizarlos y de qué manera y sobre todo, para saber si realmente, ese material en concreto que posee mi centro deportivo, me sirve al 100% o podría ser susceptible de cambio. Del mismo modo, analizaremos los sistemas de entrenamiento funcional de fuerza más potentes, Crossfit, Athletes Performance, Infinite Intensity, y otros muchos que son la base para luego poder hacer una buena transferencia al gesto concreto.
Para comenzar, nos hemos decidido por las resistencias elásticas, gomas, tubos o bandas, que suelen ser un material muy común en cualquier sala de entrenamiento. Lo primero que debemos saber en el trabajo de gomas es que no son un implemento de potencia; para una persona que quiere aumentar su fuerza no es el material más adecuado, y sus beneficios en ese campo son muy limitados.
Por otro lado, las gomas tienen que tener un punto de anclaje concreto, y en determinados movimientos, cambiar ese punto de anclaje nos puede hacer trabajar otros grupos musculares… (artículo entero en la revista).

« Volver atrás

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.