Judo: Pablo Sáez

Con discreción en el Judo a discreción

Por Montse Coque

“lo bueno está por venir, hay más camino por delante que el que ya hemos caminado”

Pablo es una fascinante ventana abierta a la frescura que a veces respira el JUDO español, de L´Hospitalet de l´Infant en Tarragona, el Club de Judo Vital Esport en plena Costa Dorada anda dorando una cantera que ha dejado de ser incipiente para dar a paso a toda una hornada de judokas cuyos nombres avanzan con paso firme, resolviendo dudas y revelándose como claros relevos.

Sáez es un entrenador que ‘calza’ 36 años y pocas palabras, pero una manera muy clara de entender el JUDO, modesto en cuanto los éxitos obtenidos que explica con sencillez “esto de tener un buen grupo con resultados viene tras el trabajo e implicación de todos, y cuando sale bien es como un pez que se muerde la cola, porque no cuesta dar continuación a esa labor y se lleva a cabo con más entusiasmo todavía. No estamos enfocados a resultados puramente, el mérito no estriba en sacar campeones de gente con cualidades, lo realmente meritorio es obtener algún tipo de resultados o llegar a ellos con chicos que no las tengan, y para eso la única receta que manejamos es el trabajo y esfuerzo, con esta dedicación se pueden lograr cosas, aunque también tenemos también el caso de un chico que ha entrenado una vez por semana sin cualidades y llegó al quinto puesto en un campeonato nacional”.

Llegó al JUDO por casualidad, se cerró la actividad que hacía en el pueblo donde vivía y se abrió ésta que ahora mismo es su modo de ganarse la vida; bebe de muchas fuentes para llegar al conocimiento y si ha tenido que viajar para hacerlo, lo ha hecho. Gestiona y dirige el grupo de competición del Club de Judo Vital Esport junto a Enrique Alvaredo y Vicente Elías, lo relata el propio Pablo “llegué de monitor de JUDO y me he ido moviendo por todos lados, soy autodidacta y trato de cultivarme para no quedar estancado y obsoleto, hay que estar al día, el JUDO también ha sufrido su evolución y lo importante es no creer que sabes todo, si ocurre eso, mejor dejar paso a otros. Hay que saber hacia dónde se va, tener referencias y buscar a los mejores si se quiere llegar a ser bueno y que el trabajo sea de algún modo tangible. Ahora mismo nos movemos hacia aquello que nos aporte, estamos siendo selectivos también a la hora de desplazarnos a algún sitio porque también a los chicos les cuesta dinero… (artículo entero en la revista).

« Volver atrás
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.