Judo: Miriam Blasco: Pionera Olímpica

Por Montse Coque

No se halla desvinculada del todo del JUDO, su deporte; acaban de nombrarla asesora en una de las federaciones, la valenciana, que más resultados internacionales cosecha pese a contar con poco más de 5.000 licencias de practicantes; colabora con su club, el CLUB JUDO MIRIAM BLASCO ARENA en actividades deportivas y desde su posición de senadora se dedica a promover o denunciar la situación de algunos deportes y deportistas en los medios de comunicación.

¿Qué significa el Judo para Miriam Blasco?
El Judo me ha hecho ser la persona que soy ahora mismo, mantengo algo de contacto con este deporte aunque ahora mismo mi actividad principal esté vinculada al deporte pero no el JUDO primordialmente. Es un deporte magnífico que tiene una serie de cualidades físicas y deportivas que favorecen a todo el mundo, no es nada excluyente, educa y forma al individuo en una serie de valores que luego sirven para cualquier ámbito. He vivido mi deporte desde todas sus facetas, unas veces sin buscarlo y por circunstancias que se dieron, me refiero sobre todo a mi etapa de seleccionadora con el equipo nacional, no tuve nunca esas aspiraciones pero me tocó desarrollar esa labor y la verdad es que la disfrute muchísimo, lo mismo de competidora.

¿Quién era Miriam Blasco antes y después del año 1988?
Por aquella época yo era una chica que quería ser bibliotecaria y estudiar filología, practicaba Judo porque le gustaba, competía y a lo sumo lograba bronce en los campeonatos de España, y poco más, entrenaba con Alfonso Lago en Valladolid, luego vine a Alicante y comencé a entrenar con SERGIO CARDELL que había sido medallista en Europa y le encantaba la competición; cuando me encontré con Sergio me dijo que si haciendo el Judo que hacía que no era demasiado hasta antes de ese año conseguía medalla, si me dedicaba más a ello podría hacer algo más, era un hombre que contagiaba su pasión por las cosas y me puse de lleno en la tarea, tuvieron que pasar tres años porque en los dos primeros los resultados no eran los esperados aunque entrenaba a tope… nunca tiré la toalla y me marqué como último año de estar entrenando con esa intensidad el año 88, tenía 24 años, llegó el campeonato de España y logré el título en categoría absoluta por primera vez… (artículo entero en la revista).

« Volver atrás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.