Entrevista a Yoshinao Nanbu

Prólogo por Jesús Morreres
nanbudobarcelona.com

Texto y fotos por Leo Ralfolt
nanbudo.com

Su vida entera está en realidad relacionada con las artes marciales. ¿Dónde están las fuentes de este interés?
Mi padre y mi tío, ambos, enseñaban Judo en Japón, en la región de Kansai, y eran excelentes instructores en el sentido tradicional de la vieja escuela de Judo. Sus métodos de entrenamiento eran muy estrictos, así como lo fueron los métodos de entrenamiento de mi primer instructor de Karate. Desde los primeros días de mi práctica en las artes marciales ya sabía que iba a convertirme en instructor. He entrenado muchas de ellas, JUDO, KARATE, KENDO, IAIDO, AIKIDO. En ese momento no tenía una visión de mi propio estilo o de mis propios métodos, nuevos y reformados, pero tenía una mente sintética, en lo que se refiere a las artes marciales. Mi familia es una familia samurái, me refiero a que mis padres, y todos mis parientes y contemporáneos, amigos, están estrechamente relacionados con las diferentes tradiciones marciales de Japón – no sólo a las habilidades que más tarde triunfarían en Occidente, sino también con habilidades menos conocidas como el JUKENDO.

 

¿Cuáles fueron los métodos de entrenamiento en sus primeros días? ¿Puede contarnos alguna experiencia?
Mis recuerdos más frescos son de los entrenamientos de judo que eran muy exigentes, con muchas repeticiones. Sin embargo, con gran atención puesta en la técnica, la precisión y la suavidad de las técnicas, en el mismo sentido en que fueron empleadas por primera vez por Jigoro Kano. Hoy en día, este tipo de enfoque en Judo está a punto de perderse, a pesar de que aún exista, y se haya conservado, en algún lugar profundo de la idea original de las técnicas del JUDO RANDORI o KATA. Además, uno de mis instructores más interesantes fue Tanaka Sensei, un aikidoka cuyos métodos de enseñanza eran específicos –en las primeras etapas de aprendizaje nunca tocaba a sus estudiantes con sus manos, y todas las técnicas luxación de articulaciones y de lanzamiento se realizaban con un palo de madera. En mi primera juventud fui introducido en el Aikido, e incluso llegué a ver a su fundador Morihei Ueshiba demostrando. De hecho, todavía sigo fascinado por la fluidez de los movimientos en casi todas estas artes marciales japonesas…

(artículo entero en la revista el budoka 2.0)

« Volver atrás
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.