El secreto de la importancia del desequilibrio – AIKIDO

Por Santos Nalda

5o Dan de Aikido, Maestro Nacional Especialista y 1o Dan de Judo

Una gran mayoría de practicantes creen que existen “secretos” que multiplican la eficacia de las técnicas, que quisieran descubrir o que alguien se los revelase… pero la realidad es que los verdaderos secretos se encuentran en el buen conocimiento del cuerpo y de la mente, y no en toques o gestos “mágicos”. Vamos a exponer algu- nos de ellos, tan sencillos como fundamentales, para lograr la tan ansiada eficacia.

Las disciplinas modernas del Budo, herederas del saber milenario del Bu-jutsu, siguen transmitiendo y en- señando la gran importancia que tiene conseguir desequilibrar y mantener en desequilibrio al adversario en el transcurso de un combate.

Una persona sólo puede disponer de todos sus recursos de acción cuando está o mantiene el equilibrio corporal, mental y anímico, ya sea en la práctica de las artes marciales, o en cualquier otra situación de la vida.

Una persona que ha perdido el equilibrio corporal, mental o anímico, es vulnerable en extremo a cualquier intención o acto dirigido contra ella.

Para enfrentarse con total disponibilidad de los propios recursos frente a situaciones adversas, es funda- mental e imprescindible conservar el equilibrio corporal, mental y emocional o anímico.

Reacciones instintivas prioritarias

Frente a lo imprevisto, la amenaza o el peligro, el ser humano puede reaccionar de manera instintiva o reflexiva, pero en ambos casos el “gen de supervivencia” establece unas prioridades de intervención que son:

1.- Mantener o recuperar el equilibrio perdido (corporal, mental o anímico).

2.- Huir, escapar de ese peligro o amenaza. 3.- Resistir, oponerse, luchar.

3.- Resistir, oponerse, luchar.

“Una persona sólo puede disponer de todos sus recursos de acción cuando está o mantiene el equilibrio corporal, mental y anímico, ya sea en la práctica de las artes marciales, o en cualquier otra situación de la vida”

Cuando el individuo pierde el equilibrio por accidente o provocado por otra persona, su capacidad de razonar se bloquea, y su voluntad e intención queda encadenada al deseo de recuperar la estabilidad, lo demás no cuenta ni se percibe, porque sólo desde la estabilidad se puede huir o resistir (supervivencia).

En Aikido, cuando Uke bien equilibrado apresa a Tori, toda su atención está focalizada en su intención de su- jetar y no dejarle escapar, pero si Tori consigue crear el desequilibrio corporal de Uke, éste abandonará la aten- ción y la fuerza de su presa para centrarla en el deseo de recuperar la estabilidad.

La misma función cumple el atemi o el kiai para dis- traer la atención de Uke en sus agarres, aflojar la presa y facilitar la rotura de su estabilidad.

Tori no puede lograr la máxima eficacia en sus accio- nes si no consigue permanecer y conservar una buena estabilidad.

Más en el BUDOKA 2.0

« Volver atrás
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.