Budo Esotérico

Introducción al Budo Esotérico
Mikkyo. Shingon y Shugendo

 

Por Xavier Teixidó

Desde la entrada del Budismo en Japón en el siglo VI, numerosas corrientes monásticas han sacudido las inquietudes divinas y ritualísticas del archipiélago. Las que estas líneas nos ocupan, el Mikkyo y el Shugendo, son quizás de las más ligadas a las artes de combate niponas. El Mikkyo es un práctica inherente al Shingon, una forma de budismo tántrico, original del Vajrayana, en la India. Éste se bifurca en 2 ramas importantes que marcarán la tendencia hacia el Budismo Esotérico. Hablamos de las tradiciones Shingon y Tendai. Y aquí es donde aparece nuestra figura clave para comprender sus inicios, el monje Kukai, también conocido como Kobo Daishi. Nació en el año 772 en Shikoku, aristócrata y económicamente bien situado, tuvo la oportunidad, en el 804, de viajar a Chang an (China) acompañado del monje Saicho para estudiar Budismo Esotérico y profundizar en sus estudios de Confucianismo y Taoísmo. Poco después de su regreso a Japón, funda la secta Shingon y construye el santuario de Koyasan, en la prefectura de Wakayama, auténtico lugar de peregrinaje budista en Japón. Shingon, cuyo significado es “palabras verdaderas” se basa en los sutras de Mahavairocana y Vajrasekhara, y en el triple secreto, el Sanmitsu (pensamiento, palabra, acción), las 3 formas de expresión que generan el Karma y que al mismo tiempo pueden liberar al hombre del mismo: I mitsu (el pensamiento), Ku mitsu, (la palabra), Shin mitsu, (la acción). Lo que se piensa, se dice y se hace es lo que nos dibuja de forma interior y exterior. El Sanmitsu fue adopotado por las escuelas de artes marciales, conservando la esencia, pero adaptando la expresión. Ahora el pensamiento es la intención de ataque, Kiai es la palabra y la técnica (waza) es la acción.

Mikkyo estudia los rituales y las fórmulas esotéricas bajo el nombre de Juho y Hojutsu. Estas prácticas se encuentran presentes en escuelas legendarias como Kukishin ryu, Yagyu Shinkage ryu Tenshin Shoden Katori Shinto ryu o Yagyu Shingan ryu, la cual las estudia bajo el nombre de Shinpo. Son una suerte de maldiciones, versos mágicos, juramentos, altamente supersticiosos, que el guerrero efectuaba antes y durante el transcurso del combate. En medio de la contienda, podía espetar un mantra (oración con una entonación y vibración concreta), efectuar mudras (cortes y gestos rituales con las manos) para atemorizar al enemigo o recoger fuerzas contra él. Incluso mostrarle un kanji amenazante pintado en la palma de la mano con la intención de atemorizarlo o amedrentarle… (artículo entero en la revista).

« Volver atrás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.