Aikido para el Siglo XXI – Inteligencia Emocional

Por J. S. Nalda Albiac

La búsqueda de la armonía es, en teoría, una constante en la práctica del Aikido, entendiendo como tal el conocimiento y canalización de todas las emociones propias que conducen al dominio de sí mismo, y no como una astucia técnica para doblegar al oponente. Si estos requisitos será imposible instalarse en ese estado de buena relación con todos y con todo. El problema es que hay muchos dojos donde se enseña el arte de luchar cuerpo a cuerpo con más o menos habilidad y eficacia, pero muy pocos en los que se aborde el conocimiento de sí mismo y de la inteligencia emocional solapada en los mismos entrenamientos de las técnicas de combate enfocadas a la resolución de con ictos por vía pacífica, mediante el respeto y el entendimiento.

Nos cansamos de leer y escuchar que la práctica del Aikido, antes que un aprendizaje para vencer a un adversario, es una ascesis o combate interno contra las propias debilidades, temores, hábitos, impulsos, etc. pero ¿cuántos escogen esta segunda vía a pesar de ser la más importante para ellos mismos y para la sociedad?

¿Qué ejemplos o patrones de vida ofrecen a diario los medios de comunicación?

¿Vivimos en un mundo pacífico, solidario, justo y razonable…?

¿Por qué aumenta sin cesar el número de personas que necesitan la ayuda de psicólogos o psiquiatras…?

¿Dónde es posible aprender a vivir en armonía…?

Incluso la respuesta más elemental a cada uno de estos interrogantes nos muestra la necesidad y la utilidad inmediata de la educación de las emociones a través de cualquier actividad, y en nuestro caso por medio del Aikido.

Leer más en el Budoka 2.0

« Volver atrás
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.