Portal de busqueda de gimnasios de Artes marciales y deportes de contacto

Judo para niños un deporte excelente

Judo para niños un deporte excelente tal como la UNESCO reconoce.

El judo, originario de Japón a finales del s. XIX, es un arte marcial cuyos primordiales beneficios se ven reflejados tanto física como mentalmente. Esta actividad hace más fuerte los músculos y evita de esta forma de lesiones los pequeños judokas. Se desarrollan múltiples facetas entre ellas la fuerza, la estabilidad y la elasticidad.

Esta arte marcial olímpica contribuye a hacer mas fuerte el cuerpo y la mente, a desarrollar nuevos hábitos de conducta y a estudiar a defenderse. Entrena diferentes capacidades físicas como el avance del psicomotriz, la fuerza, la agilidad, la eficacia, la sincronización y la estabilidad. Además, uno de los puntos esenciales que se enseña, es la capacidad a caer de manera correcta, por lo cual esta automatización va a impedir muchas lesiones.

 

Encuenta tu gimnasio de Judo cerca de tu casa

 

El Judo es una actividad de extraescolares (y uno de los deportes) que más pasiones despierta. Hallar ese tan ansiado cinturón negro se encuentra dentro de los enormes objetivos de todos los principiantes apasionados a esta arte marcial, que puede practicarse, y sin peligros, desde la niñez. Puede comenzar a practicarse desde los 4 o 5 años, sabiendo que al inicio lo considerable es que por medio de juegos disfruten del los ejercicios. De hecho, la Unesco lo dijo como el más destacable deporte inicial formativo para los jóvenes.

Judo para niños

Estimula la psicomotricidad, la autoestima y el respeto en los jóvenes. Estimula el avance de la fuerza, sincronización, agilidad, elasticidad y equilibrio. Uno de los puntos más beneficiosos es que trabaja en algo primordial, imprescindible en la infancia: el compañerismo.
Significado de los colores

Lo verdaderamente peculiar de este arte marcial, como ya sabréis, son los colores de los cinturones. Y sucede que, no son al azar, todo tiene su concepto.

 

Catálogo de JUDO al mejor precio

 

Blanco. Es el primero de todos. Transmite ingenuidad, comienzo, pureza. En Japón se considera bendición. El paso entre este y el siguiente va a ser el blanco-amarillo.
Amarillo. Representa la luz, la novedosa vida. Es el tono del emperador, proporciona prestigio. Al llegar a este supone que se pasó al primer nivel de conocimiento. Entre este y el siguiente está el amarillo-naranja.
Naranja. Proporciona más fuerza, es más animado. Representa al Sol listo para la primavera, otra vez una metáfora al estudio y al prepararse para continuar continuando. El próximo escenario sería naranja-verde.
Verde. La promesa. El desarrollo de una semilla, la juventud. Es el nivel de perfeccionar las técnicas. El siguiente es verde-azul.
Azul. La inmensidad del mar o del cielo. Tranquilidad. Refleja la buena suerte en la civilización de Japón. Luego va azul-marrón.
Marrón. El color del campo. Las técnicas se están madurando.
Negro. Madurez y vivencia. Dentro de este nivel se despliegan en otros 10 escenarios más o además llamados DAN. Para conseguirlos se va a necesitar de capacidades y destrezas muy practicadas. La mayor parte que los empieza a lograr tienden a ser expertos que se ocupan de la lección del Judo, personas que sienten pasión por esto. Del sexto al octavo DAN se va a poder llevar tanto el cinturón negro como uno rojo-blanco. Una vez alcanzado el noveno y décimo además se puede seleccionar y elegir al color rojo, el cual representa salud y vida. Quien consigue este último es que estuvo dedicado toda la vida a este arte marcial con bastante empeño.

Clasificarlo por grados es una forma realmente simple de ocasionar curiosidad en nuestros hijos puesto que fomentará su competitividad y va a impedir que lo dejen de lado en términos de meses. La constancia en el deporte es primordial para su confort.

Los jóvenes aprenden a confiar en ellos mismos y en sus contrincantes, a ponerse en el sitio de los otros, a cooperar y a responsabilizarse de sus acciones. Contribuye a desarrollar el respeto hacia sí mismo y hacia los otros, de esta forma como la atención, la reflexión y la concentración.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad