Qigong, el mundo interno

Por Victor Fernández

Podemos practicar el Qigong como sistema terapéutico, de mantenimiento y recuperación de
la salud física y mental. Sus beneficiosos efectos son un maravilloso regalo que todos nos podemos hacer. En si, para poder considerar que un ejercicio es Qigong, se deben observar tres elementos:
No puedo acabar este apartado sin decir que así como es factible concebir una práctica única y exclusiva de Qigong, pues esto aumenta nuestra vitalidad y fortaleza, elimina nuestras tensiones emocionales y mejora rápidamente la salud, no se puede concebir una práctica de Tai Chi Chuan sin un trabajo previo y
exhaustivo de Qigong. Hay escuelas que tan solo practican la Forma de Tai Chi, sin dar importancia a las prácticas de meditación y de Qigong. Durante la ejecución de la Forma del Taichi, se moviliza la Energía o Qi que comienza a circular por los canales y meridianos, pero si no hay un cultivo previo de ese Qi, si el cuerpo físico no está preparado para hacer circular ese Qi, si no aplacamos las tensiones emocionales mediante la meditación, la práctica única de la Forma se convierte en una mera repetición de movimientos sin sentido, produciendo además un desgaste de la energía que los órganos necesitan para su funcionamiento habitual. Sin un trabajo de Qigong, la práctica de cualquier Forma de Taichi tan solo se puede considerar como un ejercicio suave sin mas, perdiéndose gran parte de los maravillosos beneficios que nos aportala práctica correcta y conjunta del Qigong y el Taichi.
La diferencia fundamental entre el Taichi Chuan y el Qigong, es que Taichi Chuan es un arte marcial y se sirve del Qigong para conseguir sus objetivos. En definitiva, la práctica del Qigong es sencilla y altamente
beneficiosa para todos, nos permite alcanzar un estado saludable y aumenta nuestra fortaleza ante los constantes devaneos de la vida. Para la práctica del Chikung y para cualquier otra actividad vital, se hace imprescindible encontrar la serenidad y la calma interior. Si no hay serenidad se malgasta la Energía. Con el Chikung se adquiere mucha energía, pero si no hay serenidad, la energía se pierde. Por eso es imprescindible alcanzar primero la serenidad mediante la práctica de la Alquimia del Pensamiento, para más tarde poder trabajar con la Energía, mediante la práctica de la Alquimia de la Energía. Como siempre, paciencia y constancia, entrenamiento metódico, constante y una vida entera entregada a la práctica, nos
conducirán al éxito y a obtener los mejores resultados.
1. Respiración. Esta es una de las claves para cualquier trabajo interno o externo.
2. Relajación. El cuerpo debe estar relajado pero activo, según el concepto “huesos rectos, tendones relajados”.
3. Mente concentrada. Si la mente está dispersa, el Qi se malgasta. Se dice Yi-Qi, la mente dirige a la energía y allí donde nos concentramos, acude el Qi.

Leer más en el budoka 2.0

« Volver atrás
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.