Los orígenes del Newaza en el Kodokan Judo

Por Xavier Teixidó

Kano Jigoro, fundador del Kodokan Judo, fue un entusiasta practicante de Tenjin Shin’yo ryu, las técnicas de cual incluyó de forma protagonista en su método marcial contemporáneo. También estudió intensamente Kito ryu jujutsu. Aunque podemos afirmar que, en cuanto a técnicas de sumisión, inmovilización y control se refiere (katame giho), que impliquen a ambos contendientes luchando en el suelo, tanto Tenjin Shin’yo ryu como, Fusen ryu, tienen mucho que decir. Y sobre esas escuelas me gustaría hablarles a continuación.

Kano fue un ávido estudiante de Tenjin Shin’yo ryu, cuyas técnicas de katame incorporó a su judo. Más tarde también conservó técnicas de esta escuela en su kime no kata. Si nos situamos al final del periodo Edo (s.XIX) en Japón, pensar en el número de escuelas de jujutsu existentes es pensar en una cantidad ingente de ryuha. Cada dominio disponía de instructores cualificados para cada área (kenjutsu, sojutsu, jujutsu…), cada familia poseía su propio sistema, y bastan un par de multiplicaciones para concluir que posiblemente existieran 200 o 300 escuelas de jujutsu a finales del 1800. Muchas de ellas creadas exclusivamente en periodos de paz, es decir, sin basarse en las antiguas técnicas de kumiuchi empleadas en campo abierto. A pesar de ello, en este tiempo surge una de las últimas especialidades, fuertemente basada en esas antiguas técnicas de grappling, y adaptada de forma consistente y práctica a la época, hablamos de Tenjin Shin’yo ryu, una de las legendarias y mejor conocidas escuelas de jujutsu japonés, nacida en 1830 (algunas crónicas apuntan 1832) debido a la destreza de Iso Mataemon Minamoto no Masatari en las artes de Akiyama Yoshin ryu con Hitotsuyanagi Oribe y Shin no Shindo ryu con el maestro Homma Joemon. Mataemon sintetizó las técnicas aprendidas hasta alcanzar las 68. Desarrolló formas personales y las probó en combate real, en los numerosos altercados que tuvo. Se dice que nunca fue batido. Tal fue su fama, que llegó a ser el instructor oficial del shogunato Tokugawa de la época (1848-1864) y su fama alcanzó cotas altísimas. El sistema cuenta con 124 técnicas distribuidas en varios mokuroku.

Kano Jigoro, visionario y hombre pragmático, supo ver que el combate en el suelo era un terreno a ser desarrollado y dominado, si un luchador pretendía someter, con garantías, a practicantes de otras escuelas, independientemente del tamaño y peso… (artículo entero en la revista).

« Volver atrás
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.