El kime, la máxima expresión de la energía

El término Kime puede entederse como “concentración de la energía” y se emplea para definir la unión de todas las fueras en el punto y el momento de impacto.

Pero ¿de dónde proviene la energía que utilizamos? Algunos contestaría que es el Ki, pero es un tema delicado en el que no entraremos en esta ocasión. Así que ¿de dónde obtenemos la fuerza que concentramos a través del kime?Pues de un buen apoyo, del uso de nuestro propio peso, del movimiento que generamos, de las articulaciones y los músculos… ¿Es eso tal ves el ki?

Y toda esa fuerza ¿cómo la concentramos? Cuando se habla de ki suele aparecer también la palabra armonía. Y ésa es la clave: la armonía, la coordinación. Debemos coordinar el apoyo con el desplazamiento, el giro si lo hubiera, la acción de los brazos… y todo de forma que las fuerzas se vayan sumando hasta componer una resultante igual o mayor a la suma de las partes. Eso se llama “cadena cinética”.

Una vez que sabemos cómo generar fuerza y cómo concentrarla en el momento y lugar oportuno, queda por responder una última pregunta: ¿cómo la transmitimos al adversario?

Esto es complicado, y más cuando realizamos las técnicas al aire. Las técnicas, si no impactan, tienen que terminar en algún momento, y a veces nos habituamos a detenerlas con una excesiva tensión, de forma que las frenamos cuando golpeamos de verdad. Por eso en el karate Shotokai se entiende que sin impacto no hay kime. En cualquier caso, lo más importante es que la técnica se detenga después del momento en el que se produciría o se produce el impacto, y no antes.

Pero todo esto es solo una simplificación. Si quieres profundizar más en este concepto, puedes leer el artículo completo aquí.

« Volver atrás
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *