Cecilia Blanco

Alto linaje en el Judo español

Por Montse Coque

Legitimado desde hace mucho tiempo su puesto en los anales de la historia del JUDO español, en muchas páginas de ese libro se dibujan ilustraciones de cada uno de sus éxitos, y aunque anda lejos de prodigarse en los relatos que lustran cada una de esas medallas, al contrario, y es que pertenece a esa rara especie que jamás se delatará con dar testimonio de la historia que hay detrás de cada uno de esos podios, que suele ser siempre la misma: sacrificio.
Porte natural y trato sencillo, que no hace más que proyectar mayor dimensión a su grandeza, le distingue esa humildad de aquellos que son sabedores que los éxitos sólo vienen con la receta de interminables horas de arduo trabajo y esfuerzo; mantiene una distancia de muchos años luz con la arrogancia que a veces se manifiesta en el ego de algunos campeones. Cualidades llanas dominan el carácter de esta madrileña judoka de 32 años que trazan aún más amplia la frontera de honestidad de este personaje que subyace sobre estas líneas.
Estas son las señas de identidad de una deportista que a día de hoy se mantiene asidua a los podios de las grandes citas internacionales, en línea de suma y sigue en cuanto a resultados. Veteranía en las lides de la alta competición, casi quince años subiendo a podios en los torneos más granados del circuito mundial, muy lejos queda ya aquel podio en el nacional absoluto tras ganar a Úrsula Martin que estrenaba con tan solo 18 años. Desde entonces ha ido laureando ese palmarés extraordinario suyo, con mucho heavy metal, arrojando cifras sobre esos metales más que escalofriantes: tres en europeos, veintitrés en el circuito internacional entre Grand Slam, Grand Prix y Copas del Mundo, diez en los nacionales, dos veces finalista en el glamuroso Villa de París y un meritorio quinto puesto en la Olimpiada de Atenas… con estos datos estremecedores, a estas alturas resulta poco original añadir algo más sobre CECILIA BLANCO.

Cecilia Blanco: La generosidad del campeón
Pasaría el corte de la clasificación para ir a los juegos de Londres donde tiene ahora el punto de mira, pero la última olimpiada la veía desde casa, los acontecimientos del 2008 no hicieron más que corroborar la calidad y la integridad deportiva de Cecilia Blanco con un duelo entre colosos que al final se decantó por Leire Iglesias, su rival y compañera de selección. El principio del verano dejaba a Cecilia clavada en aquella tercera posición del ranking mundial y el billete olímpico fue para Leire Iglesias que llegaba a ser la segunda mejor judoka del mundo, verdadero lujo para el judo español con esta situación en la categoría de -70 Kg.

CB: La clasificación comenzó en el 2007 y fue muy dura para ambas, Leire y yo sacando muchísimos resultados, hubo una competencia feroz, no consistía en ir a un campeonato y pensar en ganar medalla, había un trasfondo importante que te hacía pensar en la actuación de la compañera, Leire en este caso, esto añadía de manera adicional un stress extra para ambas, al finalizar la clasificación fue muy duro, extremadamente duro, no lo exterioricé demasiado pero fue un varapalo, me hizo una heridita.
La relación con ella se basó sobre todo en el respeto, ahora lo recuerdo y ella me parece una gran deportista, jamás tuvo un mal gesto o comentario fuera de lugar, ella quería ganar, algo que es totalmente lícito, echando la vista atrás diría que lo que define a Leire es que es una buena persona. Ahora con toda aquella tensión fuera, ha quedado una relación muy cordial, el año pasado competimos en Túnez y nos tocó luchar en primera ronda, fuimos juntas a la competición en el taxi, estuvimos juntas en el viaje y muy bien, tengo muy buena relación con ella, es una gran deportista dentro y fuera del tatami.

Londres 2012
CB: Realmente no me lo planteo, la gente se sorprende, pero mi objetivo no es ahora mismo Londres, es un tema que para nada me obsesiona, quiero seguir disfrutando del JUDO como estoy ahora mismo haciendo, quiero en cada oportunidad que me den, tener ganas para afrontarla con entusiasmo, no hay marcado un gran objetivo a largo plazo, disfrutar de la competición y hacerlo bien, lo que sí creo es que si eso sale bien, hay posibilidades de estar en Londres, tengo ya 32 años, durante muchos años he vivido eso de tener marcados grandes objetivos, ahora tengo experiencia y vivo el presente, el día a día y mis objetivos son tener ganas y motivación suficiente para afrontar con garantías la competición y poder ganar a las mejores. Hay una clasificación y hay que ser prudentes, pero desde luego sería bonito poder estar en Londres.

¿Quién es Cecilia Blanco?
CB: Corresponde a la gente que me rodea contestar a esto para definirme. Creo que sé quién soy y creo conocerme, soy una persona a la que no le gustan las grandes cosas, que la esencia de la vida está en lo sencillo, soy feliz con las pequeñas cosas, me sigue encantando ir a mi pueblo, Muñeros en Segovia, donde he pasado muchos veranos de mi infancia, mirar las estrellas por la noche, andar por el monte con mis amigos… (artículo entero en la revista).

« Volver atrás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.