Aquietarse “Descubre tus tesoros ocultos”

Por Santos Nalda, Natalia Nalda y Pablo Nalda

La actividad mental del cerebro no puede interrumpirse y genera continuamente recuerdos, deseos, temores, proyectos, emociones, sentimientos, imágenes etc., pero no hay que esforzarse para expulsarlos, ni luchar contra esos productos mentales, basta dejarlos llegar y pasar… como pasan las nubes en el cielo… sin oponerse, sin seguirlos, simplemente permaneciendo concentrado en la postura corporal y la respiración.

Un recurso para escapar al vagabundeo mental y no ser atrapado por los pensamientos, es concentrar la atención en contar las inspiraciones si se está excitado, o contar las espiraciones si aparece sueño o modorra.

El maestro Yotaku Bankei (1622-1693) maestro de la secta Rinzai Zen decía al respecto:

“Si tratas de rechazar o detener los pensamientos, tu mente queda dividida en dos: la mente que piensa, y la mente que quiere detener a la que piensa… intentar barrer los pensamientos que surgen es como lavar manchas de sangre con sangre…”

Aquietarse es simplemente practicar las pautas descritas, sin meditar en nada, si bien la consciencia sensorial está despierta y receptiva y la mente racional permanece en un estado de vigilancia continua y distendida, desde el que todo lo capta, pero nada altera su actitud de espectadora de sí misma.

Este ejercicio no se realiza con el deseo de lograr ningún tipo de provecho inmediato, y es precisamente esta ausencia de voluntad de obtener, la que va a permitir el acceso a la percepción objetiva de la forma de ser y comportarse de la persona que lo practica, y la que va a generar resultados provechosos.

Leer más en www.elbudoka.es

Descubre nuestros gimnasios de Aikido en toda España

« Volver atrás
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *