Aikido y la era del Kobukan

Por Stanley Prainin

En abril de 1931, Morihei Ueshiba, el fundador del Aikido, abrió un dojo privado en el distrito Shinjuku de Tokio llamado “Kobukan.” Este dojo sirvió como centro de las actividades del fundador por más de una década y está íntimamente relacionado con el subsiguiente nacimiento del Aikido, el célebre arte marcial japonés contemporáneo.
Durante el período del Kobukan, Morihei Ueshiba se codeaba con la élite de la sociedad japonesa asociada con el ejército, negocios, asuntos políticos y círculos religiosos. Aunque no políticamente motivado, Morihei enseñó e interactuó con muchos de los líderes de ese tiempo, hombres por los que se tenía un profundo respeto debido a sus increíbles habilidades marciales, y quienes formarían el destino de Japón, el cual se dirigía a gran velocidad hacia la guerra en el continente y en el Pacífico.
En este corto lapso de tiempo, Morihei hacía malabarismos con un horario de enseñanza que parecía imposible. Semejantes jornadas le hacían viajar cada mes desde Tokio a Kansai, ida y vuelta constante. Sus actividades y logros durante este espacio de tiempo son tan numerosas y fundamentales para el surgimiento del Aikido moderno, que ese tópico merece ser especial objeto de investigación. Para llegar a eso, proponemos dividir nuestro estudio en dos partes.
La primera sección que aparece en esta parte cubrirá las actividades de Morihei en Tokio, las cuales llevaron a la apertura del Kobukan Dojo, el lanzamiento real de este dojo, sus figuras más significativas, la búsqueda del sucesor de Morihei, el Budo Senyokai, la expansión al área de Kansai, y finalmente el segundo incidente Omoto y sus repercusiones.
La segunda parte analizará las asociaciones políticas y militares de Morihei, Aikibudo en Manchuria, el establecimiento del Zaidan Hojin Kobukai, el Dai Nippon Butokukai y el “nombramiento ” de Aikido, el tiempo de guerra de los uchideshi, y los sistemas técnicos y de graduaciones de Morihei.

Actividades de Morihei desde 1925 a 1931
El Kobukan Dojo fue establecido después de que Ueshiba pasara cerca de seis años dando instrucción en varios lugares temporales en el área de Tokio. Sus lazos con la capital se formaron en gran parte debido a los esfuerzos del Almirante Isamu Takeshita, un entusiasta y gran estudioso de las artes marciales. La relación entre Takeshita y Ueshiba se inició como resultado de la presentación de otro oficial naval, el Contralmirante Seikyo Asano. Asano era un seguidor de la religión Omoto y comenzó a practicar Daito ryu Aikijujutsu con Morihei en Ayabe, en 1922. Profundamente absorto en el estudio del Daito ryu de Morihei, Asano le recomendó a Takeshita, su compañero en la Academia Naval de Tokio… (artículo entero en la revista)

« Volver atrás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *