Aikido “aquí y ahora”

Por José Santos Nalda Albiac
4º Dan Aikido

YOMI – EL SEXTO SENTIDO
“Es por lógica que demostramos, pero por la intuición que descubrimos
Henri Poincaré (1854-1912)
Matemático y filósofo de la ciencia, francés

En el mundo de las Artes Marciales se da por cierto el hecho de que un practicante con algunos años de entrenamiento, adquiere o desarrolla la facultad de la intuición por encima del valor que puede considerarse normal, en las personas que no practican estas disciplinas, y esta forma de conocimiento obtenida mediante la percepción extrasensorial ha recibido los nombres japoneses de Yomi, Genshin o Sakki.
Yomi, es un estado de consciencia tan receptivo que permite conocer, sentir o percibir las intenciones y los pensamientos del otro antes de que se manifiesten en actos. Presentir no es adivinar, sino captar y saber con acierto lo que está gestando la mente del adversario.
Genshin es el nombre que se da a la facultad de presentir intuitivamente el ataque del oponente antes de su inicio.
Sakki se refiere también a la capacidad de tener consciencia cierta de un peligro o amenaza directa e inminente en su fase de intención, como muy bien refleja la anécdota siguiente.

Yagyu Tajima no Kami, el famoso maestro de esgrima del tercer Shogun Tokugawa Iemitsu (1543-1616) un día se paseaba tranquilamente por el jardín del palacio, acompañado y seguido por su ayudante, el cual al ver a su señor tan absorto en la contemplación de las flores pensó:
Si yo le atacase ahora por sorpresa, podría matarle a pesar de que es un gran experto en Kenjutsu…
En este mismo instante Tajima no Kami se puso en estado de máxima alerta, mirando en todas las direcciones, como esperando a un atacante oculto en alguna parte, y al rebuscar en todos los rincones del jardín y no encontrar a nadie, se retiró preocupado a sus aposentos…
Su ayudante sorprendido por esta conducta le preguntó cuál era el motivo de su inquietud, y Tajima respondió:
– Estoy desconcertado, hace un instante cuando nos paseábamos por el jardín, he tenido un presentimiento de ataque inminente, pero allí no había nadie excepto nosotros dos… y esta sensación nunca me había fallado, creo que mi Sakki me está abandonando…
Entonces el ayudante pidió disculpas a su señor, y le confesó el pensamiento que había alimentado durante unos minutos… (artículo entero en la revista).

« Volver atrás
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.